< Arte Abierto >

Esculturas permanentes

Como parte de la colección permanente de esculturas, Artz cuenta con 3 piezas en espacios abiertos, con las cuales las personas pueden convivir y disfrutarlas.

Algunas de ellas fueron hechas especialmente para Artz por artistas tales como Tania Candiani y Daniel Buren.

Arte Abierto es un espacio dedicado a abrir caminos entre el público y el arte contemporáneo.

5 colores para México. Por Daniel Buren. La Galería Hilario Galguera y Sordo Madaleno Arquitectos presentaron la primera intervención permanente de Daniel Buren en México.

Un trabajo in situ, homenaje al Arquitecto Manuel Tolsá, comisión hecha específicamente para el espacio escultórico de ARTZ Pedregal, creando un diálogo con el espacio e interactuando con el entorno: agua, luz natural y color.
Forever. Por Ai Weiwei. El artista usó en su instalación bicicletas en parte como reconocimiento al enorme papel que desempeñan en la sociedad china, para él y su comunidad. Algunas ediciones de la obra están compuestas por 10,000 bicicletas instaladas en un espacio de 10 metros de altura con formas abstractas diseñadas para simbolizar el entorno social de dicho país.

De hecho, las bicicletas todavía se usan comúnmente en China hoy en día como medio de transporte, por lo que el artista las usó pensando que la audiencia se relacionaría con ellas.

Por otro lado las bicicletas simbolizaban la libertad y movimiento en China, el hecho de que estén pegadas en la pieza podría indicar el estado actual de la sociedad en dicho país.
Kiosko Sonoro. Por Tania Candiani. Este pieza de la artista mexicana busca reinterpretar la idea del kiosko tradicional, aquella construcción que se edificaba en temporada de fiestas y que constaba de una estructura circular ubicada en un parque o plaza pública, diseñada para la ejecución musical de bandas y conciertos al aire libre.

En el caso de “Kiosko Sonoro”, la concha acústica se conforma por una instalación reticulada de trompetas conectadas a través de mangueras rígidas de acero inoxidable a un punto de transmisión único, es decir, la acústica envolvente del espacio sucede de manera análoga por la colocación de las trompetas en el kiosko, sin amplificador electrónico alguno. La artista busca con sus obras dar voz a las máquinas que funden la imagen con el sonido.
Love invents us. Por Ugo Rondinone (1999). Artz presenta una escultura en préstamo de la @fundacionjumex del artista nacido en Suiza Ugo Rondinone. Su trabajo a menudo explora nociones profundas, emocionales y psíquicas que se encuentran en piezas de la vida cotidiana.

El artista utiliza extractos de de canciones pop y exclamaciones conocidas, creando esculturas neón en tonos de arco iris, que son “alegres afirmaciones de amor y vida”.

Sus obras incitan una variedad de emociones, y esta instalación que puedes encontrar en ARTZ trae a la mente el optimismo y la audacia difícil encontrar en la comunidad artística.
Trompos. Por Héctor Esrawe e Ignacio Cadena. Los trompos de gran tamaño que alberga ARTZ fueron diseñados por Héctor Esrawe e Ignacio Cadena.

El concepto detrás de los mismos se basa en un enfoque de los juguetes tradicionales, su expresión colorida y la forma en que están construidos.

Los artistas buscaron a través de estas piezas recordar las tradiciones y habilidades de los artesanos en México, como herencia de nuestra cultura, específicamente de los tejedores.

Su idea fue traducir antiguas técnicas en nuevos símbolos, inspirándose claramente en aquellos objetos ordinarios que vemos día a día.
Groovy Spiral. Por Dan Graham. Cuando nos encontramos con uno de los pabellones de Dan Graham, al principio no está muy claro qué pensar de la obra. Estas creaciones de acero y vidrio a gran escala no tienen cualidades escultóricas obvias, y nos hacen pensar en vestíbulos de hoteles, terminales de aeropuertos o atrios de edificios corporativos de todo el mundo.

Sin embargo, son demasiado peculiares y carecen de un propósito claro para clasificarlas como obras arquitectónica. Graham de 71 años que ha estado haciendo estas obras durante las últimas tres décadas, las ve como un sitio donde se conectan la arquitectura y el arte, que sólo tiene sentido una vez que los visitantes se mueven dentro y fuera de ellas.

Arte Abierto y Artz agradecen a la Fundación Jumex por el préstamo de la obra.